Compartir

Isabel Preysler está de gira por Latinoamética con Mario Vargas Llosa, pero no es demasiado bienvenida por la prensa de los países de al otro lado del charco. Los periodistas la han puesto 'a caldo' por casi todo, incluyendo su vestimenta y sus formas de ser. 

Desde Venezuela se han referido a ella como “poder, dinastía, realeza, de esas mujeres que pueden conseguir al hombre que deseen con solo pedirlo”, pero en Argentina han sido mucho más duros con ella en el diario 'Clarín', donde han tachado su forma de vestir. “Los brazos al descubierto pasados los 50, cuando se supone que tres músculos que habitan en el tríceps votan a favor de la gravedad, se considera solo para valientes”, escribe una periodista del corazón.  

“Como alguna vez Preysler difundió que su secreto de belleza es suprimir la cena por todo concepto y contentarse con un vaso de agua caliente antes de ir a dormir, temen que el escritor se haya solidarizado con este régimen. Es la esforzada vida de las celebrities”, ironizan con la famosa dieta de Preysler. 

En Perú también se han quedado a gusto con ella diciendo que “es una coleccionista de hombres, sin muchos escrúpulos a la hora de robar el marido a la otra”.

Los ataques a Isabel Preysler por parte de la prensa latinoamericana son constantes y es que hace algunas semanas otro periodista argentino, César Hildebrant, dijo de ella que era “una señora reclutamaridos célebres que no tiene ningún brillo intelectual, que no tiene ningún tipo de cultura cautivadora como podrías tú creer que es la amante de Vargas Llosa”.