Compartir

Hace unas semanas, varios portales digitales estadounidenses confirmaban, una vez levantado el secreto de sumario, que la muerte de Paul Walker en un accidente de tráfico se debía al mal estado de los neumáticos del Porsche en el que viajaba junto a Roger Rodas, el conductor del vehículo, aquel fatídico 30 de noviembre de 2013.
'People', un conocido medio de famoseo en Estados Unidos, se ha hecho eco de una última hora que confirma que Porsche no tuvo nada que ver en el accidente y que fue un fallo humano el que provocó la muerte del actor.

Al parecer, Jeff Milan, abogado de Meadow Walker, ha conseguido que la joven sea indemnizada con una cantidad cercana a los 9 millones de euros por parte de la familia de Roger Rodas, el cual pudo tener una gran parte de responsabilidad en la muerte del actor.

Eso sí, esa cantidad no parece ser suficiente para la hija del malogrado actor. “Dicha cantidad solo cubre una parte del dinero que Walker habría obtenido si su vida no hubiera sido interrumpida trágicamente, aclara el abogado a 'People'.

La menor de 17 años aún tiene abierta la demanda que la hija de Paul Walker interpuso a Porsche. El juez, por el momento, no se ha pronunciado ante esta demanda aunque los últimos informes hacen pensar que no fallará, como sí ha ocurrido ahora, a favor de Meadow, la hija del conocido intérprete de 'Fast and Furious'.