Compartir

La historia de Olivia Newton John, quien fuese la dulce Sandy en Grease, es digna de un argumento de serie de televisión. La actriz se encuentra en estado de 'shock' después de que su novio, el coreano Patrick McDermott, haya sido localizado con vida en las playas de Sayulita (México) tras 11 años desaparecido. Tanto ella como su hija han declarado que es “realmente devastador”. “Es duro para nosotros, perdimos a alguien”, ha dicho Chloe Lattanzi a la revista New Idea.

Lo último que se supo de McDermott es que desapareció en 2005 cuando salió de pesca por la costa californiana. Su desaparición se denunció 10 días después de producirse, por lo que su búsqueda se complicó mucho. Nunca más se supo de él. La actriz llegó a crear una página web para localizarlo, pero fue declarado oficialmente muerto en 2008, tras tres años de intensa búsqueda. En ese mismo momento, el hijo que él tenía de su anterior pareja, la actriz Yvette Nipar, llegó a cobrar 100.000 dólares de su seguro de vida.

Años después, Newton John decidió rehacer su vida junto al magnate John Easterling con quien se casó en secreto en la selva de Perú. 

McDermott, que tiene actualmente 59 años, fue hallado esta semana por unos investigadores del programa 'Dateline' de NBC News, ya que había indicios de que estuviera vivo y huido desde entonces por la cantidad de deudas que acumulaba. 

Según informó AP, el novio de Newton John se había declarado en quiebra en el año 2000, dejando a deber más de 30.000 dólares a parte de sus acreedores.