Compartir

Madonna ha vuelto a incendiar a sus fans y a las redes sociales después de su última ocurrencia durante un concierto en Brisbane, Australia. La cantante subió al escenario a una fan porque vio que tenía una belleza espectacular y comenzó a alabar su físico y su corsé, parecido al que ella lleva en algunas ocasiones. 

La joven es una modelo de solo 17 años llamada Josephine Georgiou con un cuerpo de infarto que no pasó desapercibido para Madonna. Sin cortarse ni un pelo comenzó a decir que “es el tipo de chica a la que te dan ganas de azotar en el culo” delante de sus miles de espectadores, y después tiró del corsé a la chica para dejarla completamente en topless a la vista de todos. 

“Oh, mierda. Esto es acoso sexual. Puedes hacerme lo mismo a mí si quieres”, le dijo a la chica mientras señalaba su propia entrepierna. Evidentemente, Josephine dijo que no. La polémica y las críticas no se hicieron esperar por sus palabras humillantes y por haberla dejado desnuda sin su consentimiento, además de que era menor de edad.

La 'víctima' de Madonna, sin embargo, no piensa lo mismo y ha declarado al diario 'Courier Mail' que “¿por qué iba a demandar a Madonna por hacerme vivir uno de los mejores momentos de mi vida?” Fue la mejor noche del mundo. No paró de decirme que parecía una modelo de Victoria's Secret, lo cual resultó muy halagador. Solo yo puedo decidir si me han humillado o no. ¿Por qué la gente dice que me tengo que sentir humillada por enseñar mi cuerpo, mi pecho o mis pezones? No me había dado cuenta de que mis pechos eran algo tan chocante. Para mí no ha sido ningún drama”

Hace una semana Madonna volvió a liarla al aparecer completamente borracha en otro de los conciertos de su gira por Australia cuando estaba cantando una canción a su hijo.