Compartir

John Goodman confesó en el año 2007 que su elevado peso le estaba causando serios problemas, más allá de su faceta interpretativa. El actor, que ha sido protagonista de películas como 'Los Picapiedras' o 'El Gran Leboswki', donde pudo trabajar con los hermanos Coen, empezó una dieta radical en la que eliminó por completo el alcohol de su día a día y otros vicios nada sanos como los dulces y la comida basura. ¿El objetivo? Ir bajando poco a poco los 180 kilos en los que estaba.

Una larga batalla de casi diez años que ha dado resultado. Ayudado por un entrenador personal que le ha hecho sudar 'la gota gorda' para que la dieta diera sus frutos, Goodman ha reaparecido en un acto público con bastante menos kilos de lo habitual en él. Según los medios locales, el actor habría perdido más de 50 kilos.

Como se puede apreciar en la imagen, el aspecto físico del actor es envidiable, llevando a lucir en actos públicos una elegante americana, algo que antes, tal y como ha reconocido en alguna entrevista, se había convertido en una auténtica “utopía”.

Goodman se une así a otros personajes del mundo de la televisión o la música que decidieron frenar el ansia de que la báscula sume números como si nada pasara. Adele ha sido uno de los ejemplos recientes más radicales: perdió, nada más y nada menos, que 68 kilos. ¡Una auténtica barbaridad!