Compartir

El Real Madrid comienza una nueva etapa para intentar olvidar a Rafa Benítez de la mano de Zidedine Zidane, una de las leyendas del equipo blanco que intentará volver a alzar grandes premios como entrenador de sus compañeros. La buena reputación de este francés de 43 años viene muy de lejos, es el 'ojito' derecho de Florentino, por lo que tendrá todo su apoyo, y le ha ido mejor que bien en el Castilla. Un paso importante para su carrera en el que estará apoyado por toda su familia, especialmente por su mujer, Véronique Fernández, la primera dama del club que siempre ha estado ahí. 

El nuevo entrenador y su mujer se conocieron en una discoteca de Francia allá por el 1989 y se casaron solo cuatro años después, en 1993, momento desde el cual han tomado las decisiones conjuntamente y, por lo que parece, no se han equivocado. 

Ambos tienen cuatro hijos, o lo que es lo mismo, cuatro futuras promesas del fútbol español. Enzo, el mayor de 20 años, estaba a las órdenes de su padre en el Castilla, mientras que Luca, de 17 años, es portero en una categoría inferior y Theo, de 13, y Elyaz, de 10, todavía son muy pequeños para saber si quieren seguir los pasos de su padre y hermanos. 

El fútbol ha marcado desde siempre la vida de la familia Zidane, desde que Véronique 'decidiera' que su marido fichara por el Madrid para regresar a sus orígenes, España. La nueva primera dama del equipo nació de padres inmigrantes andaluces que se buscaron la vida en el país vecino, donde nació ella y su hermana, algo en lo que se parece a su marido, quien también es hijo de padres emigrados desde Argelia. Habla francés, inglés y español con perfecta fluidez y siempre ha estado al lado del exfutbolista, en las buenas y en las malas. Ahora, la familia Zidane al completo está al mando del Real Madrid.