Compartir

Rihanna ha vivido uno de los mayores sustos de su vida mientras estaba de fiesta estas Navidades. Lo que parecía ser una salida nocturna más se convirtió en un campo de batalla en el que hubo tiroteos y tuvo que ser evacuada de la discoteca inmediatamente. 

El tiroteo se produjo en un conocido local de Hollywood en el que estaba la cantante con dos compañeros de grabación. Dos hombres empezaron una discusión y se oyeron los primeros disparos a la entrada del local, según el portal 'TMZ'.

La Policía desalojó a todas las personas de la discoteca, entre las que estaba Rihanna, y nadie sufrió ningún daño físico. La cantante y sus amigos se subieron en una furgoneta que les esperaba en la puerta y los hombres que se dispararon fueron detenidos.