Compartir

Orlando Bloom ha vivido una auténtica odisea en su última visita a la India. Según publican los medios locales, el actor británico tuvo que pasar por varios trámites burocráticos que le retuvieron durante horas en el aeropuerto de Nueva Delhi y que finalmente terminó deportado a Londres.

Al parecer, Bloom tenía problemas con su visado, el cual no se había cumplimentado correctamente y que no se encontraba en regla para entrar en el país. Después de más de diez horas de viaje y dos horas y media en tierra de nadie, el actor regresó a Reino Unido, donde recibió la noticia de la intercesión del Gobierno indio para que volviera lo antes posible a la India.

Amar Singh, político indio, ha asegurado al diario 'Times' que Orlando Bloom no se encuentra muy satisfecho con el trato que le habían dado los agentes de seguridad del aeropuerto de Nueva Delhi. “Tenía un fuerte dolor de estómago y los policías le recomendaron ir al hospital (…) Está muy triste sobre el modo en el que transcurrieron los hechos”, ha asegurado el propio Singh.

La ministra india de Exteriores, Sushma Swaraj, fue la pieza clave para que Orlando Bloom pudiera regresar finalmente en la India, territorio en el que ya se encuentra disfrutando de maravillas como el Taj Mahal, donde no ha dudado en subir una fotografía suspirando de haberse librado de dicha odisea.