Compartir

El príncipe Cristian de Dinamarca, segundo en la línea de sucesión al trono, fue rescatado el pasado jueves por un socorrista en una playa de Australia después de que se quedara atrapado en una corriente.

Según han publicado medios como 'The Courier Mail', el conde de Monpezat estaba de vacaciones con su familia en la playa Mermaid, situada en el noroeste del país, cuando el pequeño Cristian tuvo ese incidente que sobresaltó al príncipe heredero Federico y su esposa María, además de sus hermanos Isabel, Vicente y Josefina.

La familia real de Dinamarca ha querido agradecer a Nick Malcom, el socorrista que salvó a Cristian, su labor, asegurando que jamás olvidarán el gesto que ha tenido el joven con el pequeño aristócrata. 

La zona del Gold Coast es una de las más transitadas por el turismo en Australia y donde habitualmente se dan situaciones de riesgo para bañistas poco expertos en aguas como las del país oceánico.