Compartir

La relación profesional entre Belén Esteban y Toño Sanchís podría tener los días contados. La colaboradora de 'Sálvame' ha explotado durante el programa de hoy, al sentirse traicionada por alguien de su entorno. “Llevo cuatro meses callada”, ha explicado.

El resto de sus compañeros le han acribillado a preguntas relacionadas con su representante y, hasta ahora, amigo.

“A día de hoy sigue siendo mi representante. A día de hoy”, ha asegurado muy enigmática Esteban.

La princesa del pueblo ha afirmado sentirse afortunada y muy feliz con su vida. Ha dado las gracias por tener a Miguel, a su madre, su hija y sus amigas. Sin embargo, no ha dicho nada de Sanchís, que desde hace tiempo ha sido una de sus personas más cercanas.

Cuando le han preguntado por él, ha respondido: “Solo voy a decir una cosa. La avaricia rompe el saco“. “He vendido la vida por una persona. Y voy a luchar por ello, porque por mi hija y mi familia mato”, ha añadido.

Kiko Hernández le ha preguntado si el representante sigue formando parte de su testamento, o si lo habría modificado. “No voy a contestar. Me han partido el corazón. Tengo aún un largo camino, ahora no puedo hablar. Tengo una impotencia… Es muy duro”, ha sido la respuesta de la ganadora de la última edición de 'GH VIP'.