Compartir

El actor estadounidense Johnny Depp suele hacer papeles de tipo duro, y en las entrevistas acostumbra a mostrarse bastante bromista… Por eso, pilló a todo el mundo por sorpresa cuando en una de las últimas que ha concedido se echó a llorar.

El actor ha sido entrevistado por Graham Norton, que logró sacar su lado más sensible. Su faceta más solidaria es bastante conocida, por lo que fue preguntado por las visitas que hace a los niños enfermos en los hospitales. Él explicó que lleva mucho tiempo haciéndolo, pero que desde que su hija enfermó, no ha dudado en incrementar su frecuencia.

Y es que, Lily Rose, la única hija de Johnny Depp, fue diagnosticada hace 8 años de una grave enfermedad que puso en peligro su vida. “Después de lo que ocurrió con mi hija, hacer esa labor se volvió más importante. Los niños, benditos sean, son fuertes, muy valientes, pero los padres son los que mueren poco a poco. Y ser capaz de llevarles un poco de mi alegría, una sonrisa aunque sea, a esas personas, significa el mundo para mí”, ha asegurado Depp.

La hija que Depp tuvo con Vanessa Paradis tuvo una infección renal muy grave cuando tenía siete años. “He pasado por periodos oscuros en mi vida, pero ese fue el más sombrío de todos”, aseguró el actor entre lágrimas.