Compartir

1Pese a su juerga eterna puede haber sido víctima del aburrimiento, por que nunca hubo un atisbo, jam

Pese a su juerga eterna puede haber sido víctima del aburrimiento, por que nunca hubo un atisbo, jamás dio una señal de ser un suicida o de tener ganas de morir, al menos, en los últimos años. El caso es que su caso haría salivar al mismísimo Sigmund Freud y los psicólogos clínicos de todo el mundo se frotarían las manos por una docena de sesiones con este elemento con quien muchos -yo me apunto- querrían tener una noche de farra… Tan solo una. En algún vademecum médico habrá un corolario inmenso de tecnicismos para ponerle nombre al desbarajuste grandioso que tiene este hombre en su cabeza: vacío vital, depresión… O llanamente gilipollez. ¿Qué es lo que puede provocar que un multimillonario pague más de 90.000 euros por acostarse con prostitutas de lujo y una cohorte de actrices porno sin protección ante las enfermedades de transmisión sexual? Estamos hablando de Charlie Sheen, o Carlos Irwin Estévez, como se prefiera, resucitado varias veces y vuelto a enterrar otras tantas. Tres esposas cinco hijos, una nieta y varias manos de novias, ninfas, queridas y concubinas. Todas ellas verdaderas bellezas. Superestrella desde 1986, cuando estrenó 'Platoon' y 'Wall Street', sus incontrolables vicios y adicciones ya eran famosas por aquella época, cuando cada 'peli' suya recaudaba una media de 130 millones de euros y su sueldo ya era de siete ceros. Pero a final del segundo milenio su carrera parecía irse por el váter. Fue un espejismo, dos series de la televisión, 'Spin City' y 'Two and a Half Men', fueron su tabla de salvación laboral y la puntilla a todas sus adiciones. Se convirtió en el actor mejor pagado de la historia de la televisión y en el famoso más crápula de la historia de California. Nunca había una última rayita de 'farlopa', ni una 'chai' a quien no follar. Y así le ha ido…El día de la famosa entrevista en el 'Today' de la NBC en la que admitió estar contagiado de VIH todo el mundo se acordó de inmediato de su afición irrefrenable por los sexos contrarios. Bueno y de aquella vacilada del actor, cuando alardeó hace unos años de haberse acostado con más de 5.000 féminas. Sus abogados temblaban… ¿Y si nos demandan todas? De hecho, en la entrevista de la confesión ante los millones de cotillas, el entrevistador, Matt Lauer, le preguntó si esperaba un “aluvión de demandas”. “Estoy seguro de que eso es lo siguiente”, reconoció el actor. En fin, estas son las mujeres -conocidas, que han salido en los medios- en peligro de Charlie, aquellas que le acompañaron durante los últimos cinco años últimos y turbulentos años de su vida, el tiempo que según el actor lleva infectado:Brooke MuellerHay quien dice que compartían aficiones. Y adicciones. Todo el corolario de ellas. Estamos hablando de la última esposa de Charlie, con quien se casó en 2008 y de quien se divorció en mayo de 2011 y, por supuesto, de la madre de sus gemelos. El matrimonio hizo agua entre acusaciones de maltrato, abuso de drogas y estancias en centros de desintoxicación. Decidieron divorciarse en noviembre de 2010, en la antesala del descenso definitivo de Sheen a los infiernos y su ascenso a las portadas de las revistas. Según han publicado algunos medios, Anna Gristina, la 'madame' que le facilitaban buena parte de los servicios sexuales que el actor demandaba, Mueller acompañaba  su esposo a las orgías con prostitutas. 

Atrás