domingo, 27 septiembre 2020 6:24

Expulsan a un obeso de un hospital por pedir una pizza

Steven Assanti sufre desde hace años obesidad mórbida. Sus 362,7 kilos fueron motivo suficiente para que fuera ingresado en el Hospital de Rhode Island (Estados Unidos) para realizar un plan agresivo de dieta que le ayudara a bajar peso de forma inmediata.

Durante los primeros meses, Assanti, de 32 años, logró bajar más de nueve kilos. Sin embargo, en una inspección rutinaria al endocrino del hospital cometió un error que acabó de mala manera con el tratamiento que le estaban dando en el hospital.

¿Qué hizo? Pedir una pizza. Le entró gula. ¿Cómo explicó esa situación? Es una adicción y son consciente de ello pero el hospital me ha expulsado por mi actitud y me ha dicho que no quiere saber nada más de mi tratamiento”, aseguraba el ciudadano estadounidense al 'Daily Mail'.

La familia se encuentra ahora en una tesitura complicada, ya que no puede acoger a su hijo en casa por las reducidas dimensiones de la vivienda. Como solución momentánea (por locura que parezca), Steven Veilette, padre del joven, ha decidido instalar a su hijo en la parte trasera de su coche. ¡Cómo si fuera una auténtica sardina!

En los próximos días, Assanti espera encontrar la ayuda de algún hospital cercano pero por el momento los centros disponibles no le permiten permanecer por la noche. ¡Menuda historia!