Compartir

El 20 de julio de 2011, día en que la entidad salió a bolsa, el guardameta Iker Casillas invirtió 480.000 en acciones animado por las grandes expectativas que había sobre esta compañía. Hoy, su inversión en acciones se ha reducido a 1.395 euros, ha perdido más de 478.000 euros. 

Según informa el portal Vanitatis, Iker Casillas ha interpuesto dos demandas, una por su inversión privada de 240.000 euros, y otra por la adquisición que hizo su sociedad, Ikerka S.L, también de 240.000 euros. Según dichos documentos, se alega que la información que manejaron los inversores sobre la entidad antes de comprar las acciones era falsa. 

 José María Ruiz de Arriaga, socio director de Arriaga Asociados, encargado de defender los derechos del portero, asegura que “la gente hizo esa inversión con una información engañosa. La gente jamás hubiera invertido su dinero en acciones de Bankia si hubiera sabido que la información que ofrecía el folleto no se correspondía con la realidad de una empresa que estaba en quiebra. Por eso, nosotros estimamos que probablemente los afectados recuperen su dinero mediante una reclamación judicial, porque fueron engañados cuando adquirieron sus acciones”. A día de hoy están a la espera de que sean admitidas a trámite. 

Las acciones de Bankia salieron al mercado con un valor de 3.75 euros, sin embargo tras conocerse el estado de las cuentas de la entidad en 2011, salió a la luz su falta de solvencia económica. Un año después, en 2012, se produjo la intervención de la compañía por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y suspendida de cotización por acuerdo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Esto supuso la ruina para todos los accionistas, incluido Iker Casillas. 

Finalmente, en 2013 se produjo un 'contra split' de las acciones para que cotizaran en bolsa y tuvieran liquidez. Es decir, se redujo el número de acciones aumentando su valor nominal en la misma proporción. Aumenta el precio de la acción pero los inversores poseen menos acciones. Esto supuso que cada 100 acciones quedaran reducidas a una, perdiendo así el 99% de la inversión.