Compartir

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se ha situado al borde de la desobediencia judicial tras haber dejado claro, por carta, que no piensa cumplir las sentencias que obligan a Cataluña a devolver más de cien obras de arte aragonesas. El presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, se lo reclamó por carta hace escasas semanas. Fue con una misiva en la que se quejaba duramente después d…