Compartir

Los restos de un niño momificado fueron desenterrados en un excavación cerca de una aldea del distrito de Kurai Kosh-Agach, en la República de Altai en el sur de Siberia. Los restos del bebé fueron sellados en un ataúd de piedra bien cerrado, creando una camara de aire aislada durante más de 1.500 años. Sin querer, esto llevó a los restos del niño de ser momificados. Los diminutos restos humanos e…