Compartir

Todo parece intencionado aunque en realidad no sea así, porque no era hace mucho, concretamente a principios del mes de julio, Harry Styles protagonizaba otra dura caída, aunque cómica también, en el concierto que la banda celebraba en San Diego, en su gira por Estados Unidos. Esta vez el escenario en el que se ha producido el 'terrible' accidente ha sido Toronto.

Stiles es un chico afortunado, pero lo único que se nos ocurre, sin querer ser malpensados, es que tiene mala suerte. ¡Menudo espectáculo!. Y es que parece que el joven o no se encuentra agusto en el escenario como está diseñado o, simplemente no sabe controlar tanta euforia y acaba por los suelos.