Compartir

La actriz Lina Morgan ha fallecido a los 78 años en Madrid después de una larga enfermedad que la mantuvo ingresada en un hospital durante nueve meses, hasta salir el pasado año. 

Conocida por su faceta cómica, fue una de las actrices de comedia más importantes de los años 60 y 70, aunque también logró arrancar muchas carcajadas a un montón de generaciones que llegaron detrás. 

La capilla ardiente se instalará en el Teatro La Latina de la capital española, donde pasó muchos años de su vida cosechando éxitos.

Morgan, que en realidad se llamaba Ángeles López Segovia, nació en plena Guerra Civil y a los 11 años comenzó a estudiar baile clásico español, porque ya sabía que su vocación era ser actriz. Tan solo dos años después debutó con una compañía infantil llamada 'Los chavalitos de España', donde actuó como solista. Un año después se convertiría en vedette de la mano de Alfonso del Real. 

Su primera gira fue en 1951, pero después se quedó sin trabajo durante un tiempo hasta que volvió a ser contratada en una sala de fiestas de Gran Vía, en Madrid. No fue hasta los 60 cuando comenzó a hacer sus primeras apariciones en el cine, con 'El pobre García', de Tony Leblanc

También trabajó con Gila y con Juanito Navarro, hasta que fundó su propia compañía y debutó en el Teatro Barceló, aunque según ella perdieron mucho dinero y fue un fracaso. 

Sus apariciones en varios Estudio 1 -'La chica del gato' y 'El landó de seis caballos'- hicieron que fuese requerida como protagonista en la pantalla grande. 'Soltera y madre en la vida' y 'La tonta del bote' fueron los títulos en los que empezó a percibirse que Lina Morgan se convertía en una cómica de las de siempre, querida y seguida por toda la familia. 

En 1994 fue uno de los fichajes estrella de Antena 3 para la serie Compuesta y sin novio. Tras este serial, volvió a la cadena pública de la mano de Valerio Lazarov en Hostal Royal Manzanares, serie que no dejó de cosechar éxitos en cuatro temporadas reuniendo frente al televisor en su último episodio a 7.332.000 espectadores.

Tras este éxito casi sin precedentes de la ficción española, Morgan se embarcó en otras producciones televisivas que no tuvieron tanto recorrido, como 'Una de dos', 'Academia de baile Gloria' y '¿Se puede?'. Fue retirándose del que había sido su oficio poco a poco, apareciendo esporádicamente en series como 'Aquí no hay quien viva', 'A tortas con la vida' o 'Escenas de matrimonio'.

Mantuvo la propiedad del Teatro La Latina hasta junio de 2010, mes en el que se decidió a venderlo al grupo catalán Focus a cambio de 7'5 millones de euros, un despacho y un palco de por vida en el templo de la escena al que tantos años había dedicado.

En vida, Lina Morgan, fue una personalidad artística muy reconocida recogiendo galardones como el Fotogramas de Plata, tres TP de Oro, la Antena de Oro de Teatro, un Premio Ondas, el Miguel Mihura, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes