Compartir

Isabel Pantoja ha pasado los últimos días de permiso carcelario dentro del hospital Infanta Luisa de Sevilla, donde ingresó el 5 de agosto por una dolencia renal. El parte médico de la tonadillera asegura que persiste su estado de salud, por lo que debe continuar con el tratamiento y las pruebas dentro del centro, según publica ABC. 

La Junta de Tratamiento de la cárcel tendrá que estudiar si concede otro nuevo permiso especial, además del que ya se le dio por estar en el hospital. Pantoja no volverá de esta manera a Alcalá de Guadaíra hasta que no se cure por completo y no necesite más pruebas médicas. 

La semana pasado la tonadillera recibió a un médico forense para que le analizara y determinó que debía quedarse allí entre siete y diez días, aunque serán más visto el último parte recibido. Pantoja continuará en libertad, aunque no disfrutando en Cantora.