Compartir

Tom Hanks es una figura consolidada en el mundo del cine. Películas como 'Forrest Gump' le colocaron en una privilegiada posición en Hollywood. Un actor respetado y con un gran cartel que ha probado fortuna en el mundo de la televisión y el teatro. Nada más y nada menos que dos Oscar a sus espaldas, algo que muchas estrellas del cine no pueden decir.

Sin embargo, antes de llegar a esa fama, la vida de Tom Hanks era la de un adolescente cualquiera. Sí, fue en esa etapa de su vida cuando el californiano se dio cuenta de que quería vivir del mundo de la interpretación.

La brillante película 'El Golpe', dirigida por George Roy Hill en 1974 y con la cual se llevó la estatuilla a 'Mejor Director', provocó que Tom Hanks viera en el cine su vida y escribiera una carta a mano dedicada al propio Hill y en las que ese adolescente inquieto (Tom Hanks) pedía una oportunidad en el mundo del cine.

Estimado Sr.Hill. Al ver su fantástica, entretenida y galardonada película 'The Sting' me he dado cuenta de que es el momento perfecto para que usted me 'descubra'. Ahora sé lo que está pensando- ¿Quién será este chico?- y los recelos que le pueda suscitar. Sí, soy un don nadie. Nadie fuera de la 'Skyline High School' ha oído hablar de mí. Mi apariencia no destaca. No soy un Dios griego ni siquiera puedo dejarme crecer el bigote pero imagino que la gente podría pagar por verme”.

Vamos a centrarnos en los detalles de mi descubrimiento. Podemos hacerlo de la forma en que Lana Turner fue descubierta. Sentado en el taburete de una tienda de soda, entra, me observa y ZAS ya soy una estrella.

También podemos hacerlo de otra manera. Me tropiezo en su oficina un día y le pido trabajo. Para deshacerse de mí, me da un papel suplente en su próxima película. Durante el rodaje, la estrella se rompe la pierna en el vestuario y, puesto que va por detrás del calendario previsto, me coloca arbitrariamente en su lugar y ZAS ya soy una estrella.

Todos estos planes me van bien, o podrían hacerse de la manera que usted deseara, ¡no me importaría para nada! Pero dejemos una cosa clara. Sr. Hill, no quiero ser una superestrella de Hollywood con chicas arrastrándose por mí, solo ser un muchacho americano que ha pillado la gran oportunidad, es propietario de un Porsche, y llama a Robert Redford 'Bob'”.

La cuenta de Twitter  de los Oscar ha retuiteado una carta que ha dado la vuelta al mundo y que ha sorprendido a propios y extraños en el mundo del cine.