Compartir

La actriz Amber Heard, que está casada con Johnny Depp, ha sido imputada por la justicia australiana y se enfrenta a una pena máxima de hasta 10 años de prisión.

Heard está acusada de dos cargos por importación ilegal de animales, después de introducir en Australia a sus dos perros de manera irregular.

La justicia del país ha demostrado que la joven de 29 años proporcionó documentación falsa para que sus dos mascotas pudiesen acompañarla durante su traslado a Australia, donde Johnny Depp está trabajando en el rodaje de la última película de 'Piratas del Caribe'.

Boo y Pistol, los dos perros de la pareja, llevan en Australia desde el pasado mes de mayo. Heard los llevó en el jet privado de Depp, pero sin haber obtenido por permisos necesarios para ello.

Cuando saltó la polémica, el ministro de agricultura de Australia llegó a amenazar con sacrificarlos sin no eran devueltos a Estados Unidos. Por el momento, Amber Heard deberá comparecer ante la justicia el próximo mes de septiembre, enfrentándose a una multa de hasta 73.000 dólares y a una pena de 10 años de prisión.