Compartir

Miley Cyrus parece conocer al dedillo lo que esconde el subsconsciente sexual de muchos varones, y sus sueños eróticos más profundos. Lo vuelto a dejar claro en una gala benéfica y ya se sabe que en estos eventos cualquier exageración está permitida. Pero sí, Miley Cyrus lo dijo y está por ver que vaya a cumplirlo, por supuesto. Era una fiesta en la que se recaudaba fondoa para seguir en la batalla contra el SIDA y la joven cantante hizo el curioso ofrecimiento a quien pujara más alto por los cuadros que ella había pintado

Y es que para la gala amfAR, la artista donó unos cuadros pintados por ella misma en los que la protagonista es Caitlyn Jenner en su portada para Vanity Fair. Para que la puja en la subasta aumentara, Cyrus no dudó en hacer un curioso ofrecimiento: limpiar desnuda la casa de quien aumentara la cifra que se ofrecía en ese momento.

La provocadora joven, impactante con un vestido rojo de Moschino, su presencia en la gala concitó todas las miradas, pero enseguida se descubtió que habría una sorpresa que robaría el foco a todo el mundo en la gala benéfica. En plena subasta de los cuadros que ella misma había pintado,  Cyrus quiso que la puja aumentara un poco más. Por eso cogió el micrófono e hizo un ofrecimiento que dejó pasmado a todo el público. “Mi pecho izquierdo es bastante más grande que el derecho, y os lo enseñaré si lo conseguimos…”, dijo a modo de introducción. “Veamos, estamos en 65.000 dólares. ¿Qué tal 69.000? 69.000 y os limpiaré la casa desnuda”. Así acabó su alocución. ¿Cumplirá su promesa? 

Evidentemente, el precio de la puja aumentó, aunque no se sabe quien fue el afortunado que podrá gozar de una Miley Cyrus al estilo pornochacha.