Compartir

Marilyn Monroe sigue siendo a día de hoy uno de los iconos del mundo de la belleza. Su trágico final supuso una ruptura inesperada de una vida marcada por el éxito y que no tenía como destino un final tan joven.

Cincuenta años más tarde de la muerte de Marilyn, los encargados de realizar su autopsia han decidido revelar en qué situación se encontraba el cadáver de la actriz minutos después de encontrar su cuerpo sin vida. ¿Cómo? En un libro llamado 'Pardon My Hearse' en el que han dejado de lado el perceptivo secreto profesional y señalan que su cuerpo estaba totalmente destrozado debido a una evidente e importante sobredosis de Nembutal, un fuerte sedante que afecta al organismo.

Según se puede leer en esas páginas, Marilyn Monroe fue hallada sin depilar, sin su habitual dentadura postiza y con el cuello en un estado demacrado, con numerosos moretones y visiblemente hinchado. Uno de los profesionales que participó en su autopsia asegura que les costó reconocerla en un primer momento.

Otra sorpresa que se llevaron fue que en el momento de la muerte la actriz no tenía las prótesis mamarias que llevaba en la gran parte de los actos públicos a los que acudía. ¿Algo más que reseñar? Sí, “parecía una mujer de más edad y envejecida”, lejos de los 36 años que tenía aquel fatídico 5 de agosto de 1962.

Las informaciones publicadas aseguran que hubo que realizar una reconstrucción del cadáver para conseguir una figura similar a la que tenía Marilyn Monroe y todo el mundo veía, lejos, probablemente de la que tenía en su aspecto diario.