Compartir

Si Iker Casillas se va del Real Madrid, al que ha estado ligado durante toda su vida deportiva, puede que al final los cambios laborales no se reduzcan a la carrera del futbolista internacional, si no que se extenderán seguramente a su mujer, Sara Carbonero, que tendría que apartarse de Telecinco pidiendo, seguramente una excedencia un derecho que le asiste como trabajadora con contrato indefinido.

Es más, según asegura el diario El Mundo, la periodista ha comentado a su entorno que si su novio abandona España, ella también.

La postura del futbolista de no querer abandonar su club de toda la vida parecía lógica hace unas semanas, cuando la dejó clara, y lo sigue pareciendo aún hoy. Su vida está aquí y aún le restan tres años de contrato con el Real Madrid a razón de siete millones de euros por temporada. Algo gordo ha tenido que pasar para que el guardameta pidiese al nuevo entrenador del Real Madrid, Rafa Benítez, su salida del club tras 16 temporadas. Algo que forzosamente se relacionará con el hecho de que el club vaya a contratar de manera inminente al que parece su sucesor en las selección, De Gea, y que el otro portero actualmente en nómina, Keylor Navas, tenga asegurado su puesto ne la casa blanca, según se anunció.

Casillas no puede pensar en ser el tercer portero del Real Madrid. Él cree que es demasiado pronto para eso. Cree que puede dar más. De momento, ya le ha llegado alguna oferta como la del Fenerbahçe turco, la Roma y del Inter de Milán. Aún no ha deshojado la margarita , pero jugará en el extranjero. Es un movimiento lógico para él, como lo fue antes para Raúl. Aunque su esposa Sara siempre hubiera preferido quedarse en España. 

Ahora Carbonero tendrá quie ir pensando en mudar su casa, su vida tras los pasos de su marido, como ya confesó a sus más cercanos. Sacrificará su puesto de trabajo como presentadora de deportes de Telecinco. Y los engorrosos cambio no quedan ahí . La pareja afrontó en en noviembre la compra por 2,5 millones de euros de la que casa de Lydia Bosch y su ex marido, Alberto Martín, en la exclusiva urbanización de La Finca de Somosaguas, situada en el municipio de Boadilla del Monte. Y tendrían que alejarse de sus entornos más cercanos, lso familiares de ambos. De quienes están siempre muy próximos.