Compartir

A la barbie humana original, Valeria Lukyanova, le ha salido una dura competencia procedente de Rusia. La modelo Angelica Kenova ya ha recibido la calificación de 'barbie rusa' por su impactante figura que no ha pasado por el quirófano, según afirma ella misma.

“Mis padres me han criado como una princesa, no me han dejado salir ni tener novio. No estoy preparada para la vida real, soy una muñeca”, dice la propia muchacha de 26 años. Queda bastante claro que sus parecidos con la barbie van mucho más allá de su cuerpo y ella está encantada.

“Barbie es el ídolo y modelo a seguir de muchas niñas, así que estoy agradecida de que para mí sea algo natural”, explica a la vez que alaga que sus padres la pusieran un entrenador personal desde su adolescencia para que mantuviera su figura. Lleva una dieta muy estricta y entrena entre dos y tres horas diarias.

Tanta ha sido la incidencia de la figura materna y paterna sobre ella que ambos le eligen la ropa y le acompañan si tiene alguna cita por la que debe salir a la calle, ya que casi nunca pisa el mundo exterior. La excesiva protección que le brindan no le ha permitido echarse novio nunca y dice tener “solo amigos”.

La modelo-barbie, que es psicóloga infantil, tiene dos exigencias para su futuro novio; que no sea vanidoso y que no se preocupe mucho por su apariencia.