Compartir

Brad Pitt está acostumbrado a acaparar todas las miradas cada vez que aparece en un acto o pisa una alfombra roja. Es una de las grandes estrellas de Hollywood y, a sus 51 años, también uno de los actores más deseados. Sin embargo, en esta ocasión se convirtió en el centro de atención por otros motivos bien distintos.

Resulta que el actor tenía programado en su agenda un acto benéfico en Los Ángeles, al que apareció con la cara algo magullada. Su rostro estaba visiblemente hinchado pero, sin duda, lo que más llamaba la atención era el enorme raspón que lucía bajo su ojo izquierdo.

Pitt, consciente de que sus heridas se habían convertido en el foco de todas las miradas, no dudó en explicar rápidamente cuál era el origen de su aspecto. “Esto sucede cuando subes una escalera a oscuras, con los brazos repletos y en chanclas”, ha asegurado en la revista People.

Según ha explicado el actor, sufrió una aparatosa caída por las escaleras de su casa, y no le quedó más remedio que frenar el golpe con la cara.

A pesar de todo, el marido de Angelina Jolie no quiso suspender su colaboración con la fundación 'Autism Speak', dedicada a ayudar a personas con autismo.