Compartir

La presentadora de televisión Patricia Conde, se ha vuelto a ver las caras con su exmarido y padre de su hijo, Carlos Seguí, en los juzgados de Alcobendas para intentar llegar a un acuerdo por la custodia del hijo que ambos tiene en común. La vallisoletana, fiel al estilo que habitualmente emplea para visitar los Juzgados, en esta ocasión también llegó de incognito y de esta forma evitar que su rostro fuera fotografiado por las cámaras allí presentes y que se vea su imagen en los medios de comunicación alejada de los focos de un plató de televisión. 

Con una gorra negra y una enorme bufanda beige que le tapaba casi todo el rostro Patricia llegaba a los juzgados, a diferencia de lo que hacía su exmarido, que al llegar daba los buenos días y respondía con una sonrisa a los medios allí congregados.

Pero como ya hiciera en otras ocasiones, y en concreto el pasado mes de enero se presentó en los juzgados con una peluca negra y el rostro completamente cubierto con una amplia bufanda. En el intento de la presentadora, reacia a que se conozca su vida privada, de que se publiquen fotografías suyas en otros ámbitos que no sea el terreno profesional intenta ocultarse cada vez que tiene que acudir a los juzgados.