Compartir

Después de casarse a principios de este mes en una ceremonia privada en las Bahamas, Johnny Depp y Amber Heard han tenido que aplazar la luna de miel debido a que ambos tienen unas apretadas agendas por motivos profesionales.

La actriz ha tenido que volver al trabajo. Según informa el periódico Daily Mirror Amber está trabajando en Londres preparando su nueva película.

El periódico afirma que además de estar muy contenta con el  compromiso, Amber está decidida a que la tomen en serio como actriz, por lo que está muy centrada en el trabajo.

Además afirma que los entrenamientos en el estudio de danza duran más de cinco horas al día para poder clavar los movimientos y conseguir un físico musculado de bailarina de ballet.

Por su parte Johnny Depp se está preparando para roda la nueva entrega de Piratas del Caribe en Australia. A pesar de que ambos tienen proyectos profesionales que les impiden poder encontrar un hueco para la luna de miel, la pareja intenta disfrutar al máximo de los ratos que pasan juntos.

Además los dos entienden estos compromisos de trabajo, dado que se dedican a lo mismo. Seguro que con organización consiguen encontrar un hueco para irse de luna de miel en la isla privada del actor.