Compartir

Al parecer, el diseñador británico Alexander McQueen planeó su propio suicidio en la pasarela, según ha revelado una nueva biografía de Andrew Wilson que será publicada en Reino Unido a finales de febrero. Esto nueva aportación la ha hecho el diseñador español Sebastián Pons, que cuenta una conversación que tuvo con él en Mallorca en el año 2009, antes de su muerte.

McQueen le confesó que no sería la próxima colección la que presentaría, sino la última. “Lo tengo en mi cabeza. Cuando muestre mi última colección, me voy a matar. Voy a acabar con todo esto”, le dijo a Pons.

El plan de suicidio consistía en realizar una “performance” y pegarse un tiro delante de la audiencia para que su cerebro quedara estampado a la vista de todos contra el plástico. Evidentemente, el español llamó a casa de su madre para advertir sobre este plan, pero no le dieron mayor importancia hasta que, semanas después, intentó suicidarse de sobredosis.

No fue hasta varios días después de que muriera su madre cuando se quitó la vida ahorcándose en su propia casa y drogado con tranquilizantes y cocaína.