Compartir

Bobbi Kristina Brown, la hija de Whitney Houston, fue encontrada el pasado sábado en inconsciente y prácticamente ahogada en la bañera de su casa. El caso está dando bastante que hablar, ya que fue encontrada en una situación bastante similar a la que murió su madre hace tres años.

Desde entonces, la joven se encuentra hospitalizada y en coma inducido. Durante estos días se ha dicho que su estado de salud era estable, pero a que en algunos medios americanos aseguraban que su caso “no tiene buena pinta”.

No son pocos los que han señalado que la joven de 21 años habría intentado suicidarse, y algunos familiares aseguran que no creen que “vaya a recuperarse”. Actualmente se encuentra conectada a un respirador artificial, y su función cerebral es “altamente baja”.

Ahora, la familia de Bobbi ha confirmado un dato que seguro será muy importante en la investigación del caso. Según aseguran, la policía ha encontrado drogas en casa de la joven.

Además, según la investigación, también se ha sabido que el día que fue encontrada casi ahogada en su bañera, Bobbi había pasado el día en compañía de Maxwell Byron Lomas, un amigo que está acusado por tráfico de drogas.

Su amigo, que fue detenido el pasado 14 de enero, ya estaba en libertad tras haber pagado 15.000 dólares.