Compartir

El jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo se volvió a coronar ayer por tercera vez con el Balón de Oro a mejor jugador del año. La gala no solo estuvo marcada por su grito de “uuuuuuuuuuuuuhhhhh” al recogerlo, también el fútbol y las parejas de los deportistas acapararon todos los focos de las pasarelas.

Aunque en este premio, el madridista ha ido un poco más solo de lo habitual, ya que estamos acostumbrados a verle de la mano de su espectacular novia, la modelo Irina Shayk. Esta vez se llevó a su hijo, un pequeño al que las redes le apodaron 'el hijo de Diego Costa', a quién dedicó el galardón cuando se dirigió a su familia.

Durante el emotivo discurso que Ronaldo pronunció en el estrado mencionó, entre alguna lagrimilla, a sus compañeros, al presidente… Pero a su pareja no. Esto sumado a que la rusa no asistió a la gala ha levantado sospechas sobre el estado de la relación entre ambos.

Los rumores sobre una posible ruptura entre el futbolista e Irina cogen fuerza a pesar de haber pasado las navidades en familia y juntos. Aunque, por otra parte, ella es una de las modelos más cotizadas del mundo, por lo que podría haber tenido algún compromiso para justificar su ausencia en uno de los momentos más importantes de la vida del madridista.

La pareja ha atravesado ya momentos sospechosos en los que no se les ha visto juntos en un tiempo. Fiestas por separado, cenas cada uno por su lado… Parece que la época navideña no ha sentado muy bien a la relación y Ronaldo e Irina podrían estar planteándose sus vidas por solitario.