Compartir

Te he visto de pie, y te he visto muy alto, ¿a quién has salido?

Toda mi familia por ambas partes es muy alta.

Nadie te ha dicho eso de: “pensaba que eras más bajo”.

Mucha gente. Todo el mundo está acostumbrado a verme sentado. Cuando me ven de pie dicen: “yo no creía que usted era tan alto y delgado”.

¿Tan delgado?

Sí, me ponen de gordo en la televisión, cada vez que salgo me ponen 40 o 50 kilos de más.

¿Te ves mal en la televisión?

¡Fatal! Voy a denunciarlo, creo. Me sacan más viejo, más gordo…

¿Por quién o qué te cortarías el pelo?

Ya me lo hicieron cortar una vez, cuando fui a la mili.

¿Qué tal la mili? ¿Eres de batallas?

No, me sentó muy mal la mili. Fue un desastre porque andaba en Tokio en el año 75, me mandaron la cartilla militar allí y tuve que venirme. Lo que más recuerdo fue el día que me metieron en un tren, tardamos en llegar al campamento de Ferral del Bernesga toda la noche, y yo veía a los chavales que iban bebiendo, disfrutando, y yo iba llorando pensando “¿Qué cojones hago yo aquí?”.

Si te traigo aquí una camiseta del Barça, ¿cómo reaccionarías?

Te echo. Directamente te echo de aquí. (Risas) No te doy ni un beso siquiera. ¿Sabes qué pasa? Si me traes una camiseta del Barça me habrían salido ronchas y de todo.

¿Practicas el mus?

Es mi deporte favorito. 

¿Haces trampas?

Todas las que puedo. Cuando me dejan. Si me puedo apuntar cinco más, lo hago.

¿Juegas con amigos o más en serio?

Siempre con amigos. Nos jugamos el café, la copa… nos reímos.

De gira, vas de hotel en hotel… no vas a tener casas y casas…

Ya quisiera yo.

Tendrías que pagar mucho a Montoro

No me pongas de mala leche, no me mentes cosas desagradables, por favor.

¿Te has llevado algo alguna vez de los hoteles?

Confieso que sí. A veces cuando me gusta algo, por lo menos le digo al director “oye me gusta esto” y me lo suelen dar. Si se ponen tontos a lo mejor me lo llevo, pero normalmente me lo dan. 

¿Tu casa está siempre llena o vacía?

Siempre llena. Mi casa es una bendición, con mis nietos, mi mujer, mis hijas, mi suegra, mis perros Goro y Lío.

¿Eres ahorrador?

No, vivo el día a día. No sé qué va a ocurrir mañana, si hoy me tengo que comer una sardina me la como, y mañana me tengo que comer una gamba, pues también. ¿Para qué voy a ser ahorrador?

¿Eres más de convidar o de que te conviden?

Prefiero que me inviten, pero si tengo que pagar pago también, no pasa nada. Trato de no hacerlo, soy de los que digo: “no llevo, que está la cosa cortita”.

¿Mejor alternar de barra o de mantel con mesa de hilo?

En la barra con los amiguetes, no soy de mucho mantel de hilo.

A los jóvenes que les gusta el flamenco ¿son viejóvenes?

Ese es el problema que hay siempre en este país. Se cree que el flamenco es para gente mayor. A mí me dieron muchos palos los ortodoxos, pero mi gran orgullo es haber metido a mucha gente flamenca joven que no había escuchado nunca flamenco. Eso me llena de satisfacción. Que no se le olvide a nadie que nuestra música es el flamenco, esa es la Marca España. A lo demás que lo llamen como quieran, que lo llamen Operación Triunfo.

¿Bailas?

Trato de bailar, no es que sea un gran profesional, pero me doy mis vueltecitas como decimos en Jerez.

¿El amor tiene edad?

El amor es lo más grande que hay en el mundo, sin amor no se puede vivir. Oye, ¿y no me preguntas nada del Real Madrid?

(Risas) ¿Un jugador? Pero Ramos no vale…

Mi Sergio Ramos es mi favorito. En estos momentos, puedo decir que es el mejor equipo del mundo, está muy fuerte y es lo más grande que hay.

¿Cantarías el himno a otro equipo si te pagaran una millonada?

Lo voy a pensar.