Compartir

Justin Bieber quiso quedar bien delante de sus fans pero los nervios (o la falta de práctica) le jugaron una mala pasada y terminó haciendo el ridículo. 

Al cantante le esperaban decenas de fans a las puertas del Madison Square Garden de Nueva York y no se le ocurrió mejor ocasión para presumir de sus habilidades con el 'skate'. Sin embargo, la cosa no le salió del todo bien y terminó por los suelos. 

Eso sí, Bieber no quiso defraudar a sus beliebers e intentó una y otra vez la difícil maniobra que pretendía hacer hasta que finalmente lo logró. Desde luego que Justin es perseverante, pero… ¿qué os parece la jugada?