Compartir

Justin Bieber sigue dando muestras de que los años pasan por él, pero su comportamiento no cambia ni un ápice. Poco a poco, el joven canadiense repite todos los hechos o incidentes que le han hecho afrontar más de un encontronazo con la justicia. El último, lanzar huevos a la residencia de un vecino durante el mes de enero. El incidente, calificado de vandalismo por las autoridades estadounidenses, le ha costado 80.000 dólares.

La multa, que puede parecer desproporcionada, responde a una acumulación de conductas intolerables. De hecho, no es la primera vez que el cantante deja la nevera sin el elemento principal de la tortilla para decorar las casas de sus vecinos. El año pasado fue multado con 20.000 dólares por el mismo incidente, pero con distinto destinatario. En aquella ocasión, fue condenado a 24 meses bajo vigilancia policial.

Sin embargo, el comportamiento del 'chico malo' de Estados Unidos no se corregirá a base de multas. Nada más recibir la sanción, los abogados de Bieber han depositado la multa en los juzgados. Los letrados argumentaron ante el juez que su cliente está tomando clases para controlar su ira. De momento, lleva cuatro de las doce que debe cumplir para estar rehabilitado.

Además de la sanción económica, los incidentes con sus vecinos han provocado una orden de alejamiento de más de 100 metros con las víctimas de sus ataques. Esto ha provocado que el cantante canadiense traslade su residencia y venda su mansión de Los Ángeles. En cuanto a la gira de conciertos de Bieber, el magistrado le ha ordenado que comunique cada una de sus salidas del país.