lunes, 10 agosto 2020 4:34

Tamara Falcó asegura que no es de ninguna orden religiosa

Acaba de conocerse la polémica de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel de Vigo, cuyo fundador acaba de ser destituido por su “conducta moral”, tras investigar varias denuncias de prácticas sexuales. 

La noticia ha pillado por sorpresa a Tamara Falcó, de 32 años, que el pasado 2013 pasó un fin de semana en la orden, aunque asegura que no notó nada extraño ni fuera de lo normal. 

Tras saltar la polémica, la hija de Isabel Preysler ha querido aclarar que ella no ha tenido ningún otro tipo de relación con la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel más allá de su breve estancia allí. “No pertenezco a ninguna orden. Un sacerdote amigo mío me invitó a visitarla un fin de semana y así lo hice, como he visitado otras muchas”, ha asegurado en LOC. 

Falcó no ha querido comentar mucho más al respecto, ya que considera que es a la Diócesis a la que le corresponde aclarar qué hay de cierto en este asunto. Eso sí, ha asegurado que su fin de semana allí fue normal, que únicamente estuvo visitando a las monjas del convento y viendo cómo se organizaba la orden. Su impresión es que el ambiente allí era muy humilde, “incluso ellos mismos habían construido toda la casa”, ha señalado Tamara Falcó. 

Tras su breve retiro en esta orden religiosa de Pontevedra, muchos han sido los rumores que aseguran que su paso por allí cambió a Falcó. Por ejemplo, se ha apuntado que desde entonces lleva en su bolso un vaporizador con agua bendita, o que se pasó todo el fin de semana en el confesionario y que allí fue donde conoció la existencia del demonio. 

La hija de Isabel Preysler también ha aclarado en LOC estos asuntos. En cuanto al vaporizador, ha reconocido que sí lo lleva en el bolso pero no desde su visita a la orden religiosa. De lo demás, ha aclarado que no sucedió “ni lo uno ni lo otro durante ese retiro en Vigo”.

Artículos similares