miércoles, 23 septiembre 2020 3:30

Polémica por la visita privada de Beyoncé al Louvre

El dinero no da la felicidad, dicen. Pero sí que te permite entrar a visitar uno de los museos más famosos y reputados del mundo en total privacidad, sólo para ti y los tuyos. Y sino, que se lo pregunten a Beyoncé.

La cantante y su familia visitaron completamente en soledad, sin gente anónima por los pasillos, el Louvre de París. En la más estricta intimidad, Beyoncé y su pareja Jay Z se pudieron fotografiar con la Mona Lisa y darse un abrazo lleno de amor y cariño al lado de la estatua de Psique y Cupido.

La visita cultural tuvo lugar el pasado martes a última hora de la tarde aunque hasta este fin de semana no compartieron las imágenes de su tranquilo paseo por el museo más transitado del mundo. En cuánto las instantáneas vieron la luz, una fuerte polémica se ha tornado en torno a ellos y la prensa francesa ha arremetido contra ellos con titulares como 'Beyoncé y Jay Z privatizan el Louvre'.

Aunque el museo se ha excusado en “motivos de seguridad”, tanto para la pareja como para las obras de arte, la indignación va en aumento y es que seguro que dejaron una buena propina al museo. “Lo que se hizo fue invitar a la pareja a visitar el museo a la hora en la que se cerraba al público: las 19:30. Es lo que se hace para las grandes personalidades”, declaraban fuentes del Louvre a una cadena francesa.

Beyoncé, Jay Z y su pequeña no tuvieron que adentrarse entre las multitudes que se aglutinan cada día en el museo galo, ni se separaron mucho del cuadro más célebre de Da Vinci, por lo que se puede apreciar en la imagen. El resto de los mortales tendremos que conformarnos con hacer colas y agarrar bien los bolsos para evitar sustos.