Compartir

Puede que Olvido Hormigos sea adicta al sexo y por ello no tenga pudor en dar rienda suelta a su pasión allá donde vaya. O puede que sea adicta a las portadas de las revistas y por eso no le importe protagonizar una escena tórrida en plena calle tras una cena repleta de periodistas, tal y como relata LOC. 

La exconcejala socialista ha vuelto a salir en QMD! tras ser pillada en pleno calentón con el dueño del local donde cenó, atención, en una cena donde había periodistas por doquier. ¿Y su marido? Ella insiste: “Digan lo que digan, mi marido yo estamos muy bien”, afirma. 

Pero lo cierto es que su marido debe de tener mucha paciencia, a juzgar por las salidas de tono de Olvido Hormigos, quien podría tener una especie de adicción al sexo. ¿De verdad puede ser de otra manera, teniendo en cuenta que las imágenes fueron captadas apenas dos meses después de dar a luz a su bebé? Eso y que, según se ha publicado, llegó a pedir a su amiga Amor que le ayudase a controlarse.

Sea lo que sea, lo más probable es que se trate de un montaje, ya que parece mucha casualidad que las fotos fueran robadas, más que nada porque la pareja se lía a meterse mano en pleno aparcamiento a la salida del local sin importar los paparazzis de alrededor.

Y la cosa no queda ahí. Un nuevo vídeo del calentón de la pareja circula por las redacciones de los distintos medios. ¿Quién se atreverá a publicarlo?

Desde que saltase el escándalo del vídeo sexual propagado a través de WhatsApp, la exconcejala socialista ha vivido una etapa muy convulsa, que parece aún no se ha cerrado. Tras ser muy criticada, Olvido concursó en el reality de Telecinco '¡Mira quién salta!' y posó para la revista Interviú, desnuda y embarazada.