Compartir

Michael Phleps ha anunciado que por el momento deja la natación a un lado para asistir a un programa de rehabilitación, tras volver a dar positivo en un control de alcoholemia. 

El deportista más laureado de la historia de los Juegos Olímpicos ha querido anunciar su decisión a todos sus seguidores a través de su cuenta de Twitter. “Me voy a tomar un tiempo fuera para asistir a un programa que me ayudará a comprenderme mejor”, ha publicado el estadounidense en las redes sociales.

Phelps también ha comentado que es consciente de que no es el primer error grave que comete, por lo que asegura estar pasando unos días bastante difíciles, ya que se siente completamente decepcionado consigo mismo. 

El nadador estadounidense fue pillado conduciendo bajo los efectos del alcohol la madrugada del pasado lunes. Además, excedía los límites de velocidad permitida, conduciendo a uno 135 kilómetros por hora en una zona en la que no está permitido ir a más de 70. 

Como ha resaltado el propio Phelps, no es la primera vez que le sucede algo similar. En 2004, cuando el nadador apenas tenía 19 años, también fue arrestado por la policía por conducir ebrio. En aquella ocasión, fue condenado a 18 meses de libertad condicional, además de a pagar una multa económica. 

El 'tiburón de Baltimore' había anunciado su retirada tras los Juegos Olímpicos de Londres pero en abril de este mismo año había vuelto a competir en las piscinas. 

Sin embargo, ahora volverá a tomarse un descanso que considera totalmente necesario. “Creo que debo hacer un trabajo necesario para aprender de esta experiencia y tomar mejores decisiones en el futuro”, ha explicado en las redes sociales.