Compartir

Lindsay Lohan trató con el cadáver de la cantante Whitney Houston en la morgue. Ella misma se ha encargado de confesarlo en una extensa entrevista al diario 'The Telegraph'. Lohan estuvo trabajando en la morgue de Los Ángeles (EEUU) para cumplir con los servicios comunitarios tras ser sentenciada a finales de 2011 por conducir ebria y violar la libertad condicional.

La actriz permaneció allí desde el 21 de octubre de 2011 hasta el 29 de marzo de 2012 en horario de 12 horas, de cuatro de la tarde a cuatro de la mañana, y dio la casualidad que el 11 de febrero de 2012, el día en que Whitney Houston falleció, Lohan estaba de turno.

En cambio, Lindsay Lohan parece que no guarda un buen recuerdo de ese trabajo, y es que la actriz de 'Chicas Malas' ha confesado que “fue fastidioso e inapropiado. Muchas personas podían hacerlo pero ellos decían: 'no, que no pueden, Lohan sí”. Así que fue ella misma que la tuvo que ir a por una bolsa para cadáveres donde introducir los restos mortales de la popular cantante.