Compartir

César Millán, el popular 'encantador de perros', ha sido demandado por una de las empleadas que trabajaba para él en su centro de rehabilitación, Dog Whisperer.

Según he informado la web de TMZ, la mujer ha decidido interponer una demanda contra el televisivo presentador por supuesta explotación laboral. La trabajadora del centro afirma haber llegado a realizar exhaustivas jornadas de trabajo de más de doce horas al día. 

La trabajador en cuestión es Adriana Barnes, que se encargaba de dirigir dicho centro de rehabilitación canina, cuyo dueño es César Millán. Barnes afirma que no tenía “derecho a descansar, ni a tiempo para comer, ni para ir al servicio”. 

Con esta demanda, la ex directora del centro busca ser recompensada por los daños que le ocasionó Millán ya que, además de todo esto, sufrió graves ataques de ansiedad cuando fue despedida. 

En su denuncia al 'encantador de perros' Adriana Barnes también afirma que la mayoría de los empleados de Dog Whisperer no tenían experiencia en el mundo veterinario y ni si quiera contaban con los conocimientos necesarios para el cuidado de los animales. 

Por si fuera poco, la antigua directora del centro también asegura que durante el tiempo que trabajó allí fue mordida hasta en cinco ocasiones y que una vez fue pisada en repetidas ocasiones por una llama.