Compartir

Aunque Martín aún es demasiado pequeño para ser el niño de las arras, parece que el hijo de Iker Casillas y Sara Carbonero verá este verano como sus padres se dan el 'sí quiero'. Después de desconectar y olvidar la decepción de Brasil en las playas de Portugal, la pareja ha viajado al municipio toledano de Corral de Almaguer, pueblo natal de la periodista. Un corto desplazamiento antes de que el guardameta se reincorpore a la disciplina blanca, para visitar a la familia de Sara y para conversar con el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Una conversación que, según publica 'Diez Minutos', pudo servir para cerrar los detalles del futuro, y puede que inminente, enlace. Precisamente, la iglesia elegida es la misma donde Sara Carbonero fue bautizada e hizo la comunión.

Aunque son solo rumores, la pareja quizás quiere contraer matrimonio antes de que Iker Casillas pueda fichar este verano por un club extranjero. Suena con mucha fuerza el Arsenal inglés.