Compartir

Poco le ha durado la felicidad a Esther Cañadas. Concretamente, menos de un mes: justo el tiempo que su prometido tardó en pedirle compromiso y en romperlo después. Porque, según publica 'The New York Post', el empresario hotelero neoyorkino Vikram Chatwal, con quien Cañadas iba a casarse, ha puesto punto y final a su relación con la modelo. 

El propio Chatwal lo reveló al periódico: “Esther y yo suspendimos de mutuo acuerdo nuestro compromiso. Ya no salimos y seguimos siendo amigos”, señala el diario que dijo el empresario.

Chatwal propuso matrimonio a Cañadas a principios de este mes. La boda se celebraría en la catedral católica neoyorquina de St. Patrick's y el regalo de compromiso era un anillo de 8,5 quilates. Casi nada.

Pero el cuento se ha acabado y ya no comerán perdices. Ya no habrá segundo matrimonio para Chatwal, al que también se ha relacionado en el pasado con Lindsay Lohan, ni tercera boda para Cañadas, que ya tiene experiencia en pasar por el altar con Mark Vanderloo y Sete Gibernau.