Compartir

Treinta y siete candidaturas de 31 nacionalidades optan al Premio que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias, y que este año alcanzan su XXXIII edición.

El fallo se dará a conocer el próximo miércoles 4 de septiembre en Oviedo, donde el jurado encargado de decidir entre los candidatos empezará las deliberaciones un día antes.

Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según los Estatutos de la Fundación, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional”.

Conforme a estos principios, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia se concederá a aquellos “cuya labor contribuya de forma relevante a la defensa de los derechos humanos, al fomento de la paz, de la libertad, de la solidaridad, de la protección del patrimonio y, en general, al progreso de la humanidad”.

Al Premio de la Concordia optan un total de 37 candidaturas procedentes de Alemania, Argentina, Bangladés, Bielorrusia, Colombia, Dinamarca, Egipto, El Salvador, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, India, Irlanda, Kazajistán, Lituania, Nicaragua, Países Bajos, Paquistán, Paraguay, Perú, Polonia, República Democrática del Congo, Reino Unido, Rumanía, Rusia, Suiza, Ucrania, Venezuela y España.

El Premio está dotado con una escultura de Joan Miró -símbolo representativo del galardón-, 50.000 euros en metálico, un diploma y una insignia.

El jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia -que, como es habitual, estará integrado en su mayor parte por miembros de los Patronatos de la Fundación- se reunirá en el Hotel de la Reconquista a partir del martes, día 3, y al día siguiente hará público su fallo.

Esta edición, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes recayó en el cineasta y dramaturgo austríaco Michael Haneke; el de Ciencias Sociales, en la socióloga neerlandesa Saskia Sassen; el de Comunicación y Humanidades, en la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz; y el de Investigación Científica y Técnica, a los físicos Peter Higgs (Reino Unido) y François Englert (Bélgica) junto a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN).

El Premio de las Letras recayó en el escritor español Antonio Muñoz Molina; el de Cooperación Internacional, en la Sociedad Max Planck para el Avance de la Ciencia; y el de los Deportes, en el golfista español José María Olazábal.