sábado, 26 septiembre 2020 11:07

La 'amiga' de Anthony Weiner se pasa al porno

Sydney Leathers ya ha conseguido su objetivo: ser famosa. Hace unas semanas nadie sabía quién era esta joven de Indiana de 23 años, pero desde que se hizo pública su relación con el candidato a la alcaldía de Nueva York Anthony Weiner, los medios de comunicación estadounidenses no han dejado de darle espacio. Los periódicos más sensacionalistas y los platos de televisión se han convertido en su nuevo hogar, donde se siente como pez en el agua contando todos los detalles más íntimos de sus encuentros.

Después de terminar el recorrido por la pequeña pantalla, Sydney Leathers ha seguido delante de las cámaras, pero de una manera muy diferente. Aprovechando distintas ofertas que le han realizado, ha decidido convertirse en actriz porno. Un vídeo creado por la productora porno Vivid muestra a Leathers con un conjunto de lencería en el que los colores de la bandera estadounidenses son los protagonistas. En otras imágenes, incluso, aparece en topless. Al mismo tiempo, agarra la portada de un periódico con el falso titular de 'Weinergate'. Y es que se siente muy orgullosa de su cuerpo. En una de sus múltiples entrevistas, Sydney Leathers ha afirmado que Anthony Weiner ?siempre me felicitó por mis pechos, mi trasero y mis pies?.

Weiner se encuentra en estos momentos en la carrera por hacerse con la alcaldía de Nueva York, pero lo cierto es que las últimas encuestas no son muy buenas para él. Después de hacerse público su relación con varias jóvenes y de que se publicaran imágenes de contenido sexual y mensajes de texto comprometidos, las opciones que tenía de ganar se están desvaneciendo. Esta no es la primera vez que se ve salpicado en este tipo de polémicas, ya que hace dos años, cuando ocupaba un escaño en el Congreso, una conducta similar le costó su puesto.

Además, a Weiner los problemas se le acumulan también en casa. Su mujer, Huma Abedin, asesora de campaña de su marido y mano derecha de Hillary Clinton, ha decidido cogerse unas vacaciones después de que el escándalo se hiciera público. Fuentes cercanas a Abedin afirman que llevaba semanas planteando sus vacaciones para estas fechas, cuando Clinton tenía menos compromisos, desmintiendo así una crisis matrimonial con su esposo.