Compartir

Estas mujeres se convirtieron en un símbolo de la represión tras la Guerra Civil después de ser ejecutadas -junto a otros 43 hombres- cerca de la tapia del cementerio de La Almudena acusadas por los militares del bando franquista de “adhesión a la rebelión”.

El acto de recuerdo ha contado con la presencia del secretario general del Partido Comunista de Madrid, Daniel Morcillo, y el coordinador de Izquierda Unida en la Comunidad de Madrid, Eddy Sánchez, que delante de un cartel con el lema “Verdad, justicia y reparación” han criticado la política del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

También han tomado la palabra representantes de las Juventudes Socialistas y Comunistas, que han insistido en criticar que el Gobierno haya derogado por la puerta de atrás la Ley de Memoria Histórica al dejarla sin fondos.

Un mensaje al que se han sumado los representantes de organizaciones por la memoria, como la asociación francesa Terre de Fraternité o la Asociación Foro por la Memoria, que han expresado su deseo de que en el futuro éste sea un acto institucional que cuente con la presencia de representantes de la Comunidad de Madrid y de los diferentes partidos.

Desde una silla de ruedas, Concha Carretero, veterana militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), a la que pertenecían algunas de las jóvenes fusiladas, y que fue compañera de celda de las Trece Rosas, ha recordado la lucha de sus compañeras.

Carretero ha hecho una llamamiento a la unidad de la izquierda “frente a las políticas de la derecha” y ha pedido “justicia igual para todos”.

El acto ha finalizado con los asistentes cantado la Internacional con el puño y las banderas republicanas en alto.