Compartir

Todo el mundo sabía que ella era la heroína de ?Blonde on Blonde?. Lo dice Patti Smith en un poema de su libro ?Seventh Heaven?. Y sí, se refiere a Edie Sedgwick, la brevísima emperatriz de la vanguardia neoyorquina, un personaje que la leyenda sitúa como protagonista de muchos temas del álbum de Bob Dylan (?Like a rolling stone?, ?Just like a woman?). Algunos, incluso, señalan a Dylan como el culpable de su declive. Otros ven en Andy Warhol, el otro gran hombre de su vida, al villano que orquestó su perdición. Pero lo cierto es que Edith Minturn Sedgwick (1943) estaba perdida mucho antes de aterrizar en Nueva York, en la primavera de 1964. Llegó allí para ser modelo, mientras vivía con su abuela en Park Avenue y quemaba la noche de Manhattan. Más información en mujerhoy.com