Compartir

Existen naufragios, tragedias en la mar, profundamente emotivos. Posiblemente el de Antoine de Saint Exupery sea uno de los más sugerentes en esta cuestión. Muerto al ser derribado su avión el 31 de julio de 1944 poco después del mediodía, el pecio se convirtió en el sarcófago de la memoria de uno de los grandes escritores de Francia. En 1998 apareció en el fondo del mar una pulsera identificativa…