Compartir

Que Kiko Rivera desata pasiones y odios a partes iguales es más que sabido. Que los segundo han sobrepasado los límites del decoro, no. Y es que Kiko Rivera ha sido agredido con huevos y botellas en la localidad gallega de Vilaboa, en Culleredo (A Coruña), mientras 'pinchaba' en las fiestas populares.

Según 'La Voz de Galicia', el boicot al hijo de Isabel Pantoja, recién estrenado en la paternidad, se cocinó en redes sociales. La consecuencia fue que a Kiko Rivera le impactó una de las botellas en el brazo, con lo que el hijo de Isabel Pantoja acabó su actuación antes de lo previsto. “El personal de seguridad lo retiró del escenario”, explicó Jose Luis Vilariño, presidente de la comisión de fiestas, al citado periódico. “Esto es sencillamente intolerable. Son profesionales de la bronca que vienen de fuera del pueblo a montar follón y a molestar a un chico que está haciendo su trabajo”, añadió.