Compartir

Un grupo de bomberos al este de China intentan romper un muro a base de mazazos. Conforme el hormigón se va desprendiendo, parece que lo que asoma es la cabeza de una persona. Después de tranquilizarla y darle un poco de agua, con mucho cuidado, tienen que ir rompiendo poco a poco para libera a la mujer que ha quedado atrapada entre las dos paredes.

La mujer no tuvo mejor idea para acortar su recorrido que tomar un atajo para llegar antes… y meterse entre estos dos estrechos muros. El rescate duró algo más de veinte minutos y la mujer está sana y salva. Pero el atajo no le sirvió de mucho porque estuvo siete horas atrapada en el callejón que ella consideró el mejor camino para llegar a casa.