Compartir

Desde Punta Culebra hasta la isla de Taboga, el Calypso panameño invierte apenas una hora. La travesía por el Pacífico es cruzarse con buques que piden la vez para entrar al Canal, es quemarse los brazos que quedan al sol en la cubierta del barco, es oír a Tonet y Salva, dulcinea y tambor en mano, dejando que el himno de esta Ruta Quetzal BBVA se entremezcle con el ruido del barco rasgando el mar …